El cronista del barrio latino

1 Dic

TEGO CALDERÓN

Por Carlos Fuentes

El tipo que todo el mundo estaba esperando entregó disco nuevo en el verano de 2006. Del puertorriqueño Tego Calderón (Santurce, 1972) ya se sabía por El Abayarde (2003) y la recopilación El Enemy de los Guasíbiri (2004), pero lo que vino después es otra cosa. Vampirizando el altavoz comercial del reggaetón, ese hip hop criollo tan polémico como sabroso que está por ver adónde conduce, Tego Calderón mezcló como nunca se había hecho antes reggae, pop y dancehall con el ADN más atlético de la cocina afro-latina (salsa, bomba, plena, cumbia…). Todo, además, cantado en ágil español para mayor gloria de Rubén Blades, Ismael Rivera y Héctor Lavoe, tres referentes de la canción latina más comprometida. Álbum definitivo para entender la evolución contemporánea de la canción urbana en los barrios de clase media del Caribe, The Underdog/El Subestimado revela al cronista por excelencia. Dotado de un vocabulario desmedido, callejero, enciclopédico. Un artista idóneo para el retrato cotidiano de la vida agitada en el vecindario. Sin ambages: “no vendo sueños, yo soy la calle”.

Con buena parte de la artillería del latin quarter a sus espaldas (Oscar D´León, Julio Voltio, Don Omar, Eddie Dee, Yandel, Chyno Nyno…), estas veintitrés canciones (“ahora viene el disco nuevo pa´ ver quién es quién, lo cojo suave, lo mío está seguro, El Underdog, yo le vendo dos por uno”) dibujan el complejo mapa social del barrio latino, entre el genuino orgullo de raza y la simple razón de ser. Luego, sin dormirse en los halagos, después de asociarse con Cypress Hill, Vico C, La Mala Rodríguez, Calle 13 o Víctor Manuelle (busquen, escuchen, la ágil revisión de Che Che Colé en el disco colectivo Los Cocorocos), el negro Calde conservó verbo suficiente para repetir golpe, al año siguiente, con el notable El Abayarde contraataca. Se afirmó aquí entonces, y se cuestionó luego en la votación de los lectores, que Tego Calderón es el mejor cantante caribeño surgido después del ex ministro de Panamá. No era una boutade. Si se mira sin prejuicios, ya es una estrella en su galaxia. Tradicional a lo bravo.

Publicado en la revista Rockdelux en diciembre de 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: