Genuino sabor americano

10 Sep

LOS LOBOS

Por Carlos Fuentes

Hubo un tiempo, casi hasta ayer, en que la música popular latinoamericana sufrió con peyorativos del público occidental. Luego vinieron francotiradores de clase para reivindicar un cancionero tan suculento, o más, como otros de buena vista. Olvidado el complejo, en el batallón de voceros del pueblo sigue brillando Los Lobos con su heterodoxa visión de rock, blues y ritmos bailables. En plena forma tras cuatro décadas, la banda de David Hidalgo vino a divertir y a divertirse. Arrancó con cumbia sabrosa y rock con maracas (sí, y cencerro), con César Rosas bajando al sur (Chuco´s Cumbia), esperando por Hidalgo para ejecutar medios tiempos añejos (Burn It Down) que conectan al grupo con el mejor rock de todos los tiempos. Tejiendo grandes puentes, solos de miedo: hay más música en estos gigantes que en toda la generación 2.0. Bastó este concierto, equilibrado entre lo antiguo (Why Do You Do, Emily, Maricela, Cumbia Raza) y lo reciente (Tin Can Trust, Yo canto), para reivindicar otra vez el valor de la música popular. Esa memoria colectiva que reverdece con Anselma, Volver, Volver, Estoy Sentado Aquí y las piezas adoptadas de Ritchie Valens (Come On, Let´s Go) y Fats Domino (The Fat Man). Muy grandes Los Lobos, como es tradición, una banda para ver y bailar antes de morir.

Publicado en la revista Rockdelux en septiembre de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: