El contrabajo que vino del frío

3 Nov

ESPERANZA SPALDING

Sala Joy Eslava (Madrid), 27 de mayo de 2012

Por Carlos Fuentes

Entre la epidemia de desesperanza, reconforta comprobar cómo una artista continúa creciendo. Sin miedos, sin parar. Visitante habitual en el último lustro, Esperanza Spalding regresó secundada por una banda edificada a la altura de su talento. Once músicos en escena sosteniendo a la compositora y bajista de Oregón, ajustados siempre a su trémulo registro vocal y a su sutil combinación de bajo eléctrico y contrabajo. Compañía serena para su jazz alto pespuntado con efluvios de soul y pop. Quizá por eso de las visitas frecuentes, Esperanza Spalding se volcó en el cancionero del reciente cuarto disco, Radio Music Society. Y por casi dos horas, piezas como Hold On Me, Let Her, Crowned & Kissed y, en especial, Black Gold y Land Of The Free, mecida esta última por un órgano de terciopelo, reafirmaron la seguridad de su apuesta. Más aun si el único préstamo procede de Stevie Wonder (I Can´t Help It), bien cosido con un leve guiño a Wayne Shorter (Endangered Species). Solo al final, ya en la tanda de propina, rescató Esperanza Spalding su formato trío original con piano y batería para mirar sin nostalgia hacia atrás (Precious), antes de proseguir camino. Ahora falta que vuelva pronto, y si es posible junto a su amiga Gretchen Parlato.

Publicado en la revista Rockdelux en julio de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: