Cheikh Lô, el hijo del baobab

12 Jul

Cheikh Lô

por Carlos Fuentes

Cuando Nick Gold recibió la primera maqueta de Jamm comprobó que Cheikh Lô había endurecido su música. Mucho, demasiado. Y sugirió al senegalés que volviera a Dakar para grabar sin tanta energía, que intentara poner sordina al vibrante mbalax. Del reto planteado por el productor inglés salió un álbum luminoso, contemplativo y espiritual. En efecto, piezas como Warico, Il N’est Jamais Trop Tard o Conia antojan más sofá que pista de baile, y Seyni, ese guiño sabroso a la era dorada de la pachanga africana (y Cuba en la memoria), tiene la virtud del clásico rejuvenecido. Gran concierto de Cheikh Lô, el hijo del baobab, que nunca tiene noche mala, con una banda contenida pero atlética, timoneada por el legendario guitarrista Cheikh Tidiane Tall. Sin aspaviento, con el cantante baye fall saltando como un lince de la guitarra a los timbales o la batería, donde comenzó su carrera. E igual da que Cheikh Lô se enfrente a un público grande, festival al aire libre, o que sea invitado a un ciclo de jazz en un teatro. No es casualidad que Youssou N´Dour lo haya señalado como el sonido del Senegal contemporáneo. Y ahora, más rescoldo que llama viva, en su mejor estado de forma. Al final, Nick Gold sonreía satisfecho: gran cierre para la gira europea.

Publicado en la revista Rockdelux en diciembre de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: