Un paseo por la historia del fútbol en las calles de Lisboa

21 Ago

futebol

por Carlos Fuentes

El fútbol es un invento inglés y se vive con gran pasión en España e Italia. Portugal también es un país futbolero de profunda tradición y con una afición popular. Con la Copa del Mundo que en 2014 se celebra en Brasil, la capital de su antigua metrópoli ofrece una ruta antológica por la historia lusa del deporte rey y, para el viajero más curioso, lugares abiertos para seguir los partidos del Mundial.

Para la historia del deporte, el hito quedó marcado un día de 1875 en la isla de Madeira. Allí se practicó por primera vez esta nueva disciplina deportiva que había nacido veintisiete años atrás en la británica Universidad de Cambridge. Aunque en octubre de 1888 ya se había disputado un primer encuentro de fútbol en la ciudad turística de Cascais, en Lisboa se tuvo que esperar algo más, exactamente hasta el primer día de enero de 1889, para que se celebrara el primer partido de futebol reconocido por la federación lusa. Ocurrió en los terrenos que en la actualidad ocupa la plaza de toros de la capital portuguesa, situada en el barrio de Campo Pequeño, cuando los jugadores de las dos selecciones nacionales de Portugal e Inglaterra disputaron el primer encuentro. Ganaron los portugueses por dos goles a uno, pero aquello no fue más que una anécdota para los libros de historia. Lo importante, lo crucial, es que el nuevo deporte fue acogido con entusiasmo por las clases altas y medias de la capital lusa. Desde entonces, Portugal ya no se entiende sin una pelota.

FBL-PORTUGAL-EUSEBIO-DEATH-OBIT

Eusebio

Un siglo después, el país vecino está entre los pueblos que con mayor pasión viven las vicisitudes de ver a veintidós deportistas correr detrás de un balón. En Lisboa, donde reinan dos de los tres grandes equipos de Portugal, el Sporting y el Benfica, el viajero puede disfrutar de una ruta por las huellas del balompié luso. Comenzamos en Belém, adonde todo turista se acerca a visitar la ribera del Tajo trufada de grandes monumentos. Aquí están el imponente monasterio de los Jerónimos, joya del siglo XVI de estilo manuelino, la Torre del Belém, el monumento a los Descubridores y, más moderno, el Centro Cultural de Lisboa. También la añeja pastelería de Belém, muy conocida por los visitantes, quienes quizá no sepan que a pocos metros del monasterio se encuentra el estadio del tercer equipo lisboeta, Os Belenenses, fundado en 1919 y que fue rival del Real Madrid en la inauguración del estadio Santiago Bernabéu el 14 de diciembre de 1947. En Os Belenenses también jugó Félix Mourinho, padre del entrenador de Setúbal, actual preparador del Chelsea londinense y antes del Real Madrid.

estadio da luz

Otro lugar interesante en la ruta del fútbol por Lisboa se halla en la periferia de la ciudad nueva. Se trata del estadio José Alvalade, así bautizado en honor de uno de los pioneros del balompié portugués y ahora estadio local del Sporting de Lisboa. Sus instalaciones, que se construyeron a principios de este siglo en sustitución del antiguo campo de 1956, fueron inauguradas en agosto de 2003 con un partido entre Sporting y Manchester United. Fue en este encuentro en el que los ingleses quedaron prendados de un joven talento portugués llegado de la isla de Madeira, un delantero llamado Cristiano Ronaldo que con los años se iba a convertir en el mejor jugador de la historia de Portugal, con permiso de las viejas glorias Eusébio da Silva y Mário Coluna, jugadores ambos del Benfica.

Por esas fechas, exactamente el 25 de octubre de 2003, el otro gran equipo de Lisboa inauguró nuevo estadio, conocido popularmente como la Catedral pero de nombre oficial Estadio de la Luz. Situado en el barrio de Santo Domingos de Benfica, apenas a un kilómetro al suroeste del campo del eterno rival, La Luz ofrece algo más que una visita al estadio deportivo, ya que en sus alrededores se encuentra el museo del Benfica, la tienda oficial del club y, en la entrada, la estatua de homenaje a Eusébio, el emblemático jugador del equipo del águila. Con una capacidad para albergar a 65.647 espectadores, este estadio acogió la final de la Eurocopa de Portugal celebrada en 2004 y, más reciente, la final de la Champions disputada en mayo por Real Madrid y Atlético de Madrid.

Cristiano Ronaldo

Para completar un recorrido futbolero por Lisboa, el visitante debe acercarse a la gran avenida de la ciudad, la de la Libertad. Aquí, junto al monumento a los Restauradores, se reúnen a celebrar sus triunfos los aficionados de uno y otro equipo, así como todos los portugueses cuando la selección nacional que dirige Paulo Bento gana un partido importante. Capaz de paralizar al país cuando se celebra un campeonato importante, y con los partidos de Portugal en la Copa del Mundo de Brasil volverá a repetirse la convocatoria frente a Restauradores, la selección nacional lusa ha contado con jugadores de referencia como Luis Figo, que con 127 partidos disputados aún es el que posee el mayor número de encuentros internacionales con el equipo rojiverde, o Cristiano Ronaldo, aún en activo y con 49 goles autor del mayor número de tantos con la camisa nacional. En la estrella de Funchal, que en noviembre protagonizó una proeza al anotar tres goles en el decisivo partido de repesca contra Suecia, están depositadas muchas esperanzas de un país entero ante la actual competición mundial que se está disputando en Brasil, la mayor de las antiguas colonias portuguesas.

Como en cada país con selección en Brasil, Portugal disfruta de los partidos en plazas, parques y espacios abiertos. En Lisboa, que se paraliza cuando juega la seleção, las plazas son puntos de encuentro para aficionados, ya sea ante pantallas gigantes o en restaurantes y bares que aprovechan el deporte para ampliar clientela. La plaza de Rossio o el parque de Eduardo VII, que en mayo albergaron las zonas de aficionados de Real Madrid y Atlético de Madrid por la final de Champions, son las preferidas de la afición lusa para ver al equipo. Y si usted gusta del fútbol apasionado, la mejor opción es buscar un bar de la zona antigua para compartir pasión con la hinchada local. Y no olvide las fechas de los partidos de Portugal, pero también de España. A partir del 4 de julio arranca la fase de octavos en el camino hacia la gran final del 13 de julio en Maracaná.

Publicado en la revista NT en julio de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: