Tag Archives: españa

Eduardo Galeano, la voz que abrió los ojos de América

13 Abr

por Carlos Fuentes

Hay voces que llegan antes de lo previsto, y que se adelantan a la política de lo políticamente correcto. Eduardo Galeano encarnó una. La voz de los sin voz, el eco latente de los pueblos que habían perdido algún partido con esa historia de convulsiones que se conoce por América Latina. Y fue su aliento de vida, esa energía moral inasequible al desaliento, su compromiso a la intemperie, el que terminó por alzarse en el andamiaje de casi toda la obra literaria y periodística que abordó después la autocrítica de la vida en el continente. Bien amarrado al acervo cultural latinoamericano, el escritor y pensador uruguayo deja una obra que supera estereotipos y que merecerá, sin duda, relecturas en tiempo real.

La América Latina que recibió a Eduardo Germán María Hughes Galeano en la clausura del verano de 1940 en Montevideo era la eterna crónica no escrita de un subcontinente devastado por enfermedades sociales que parecían plagas bíblicas. El subdesarrollo, el hambre y el miedo. El clasismo y el imperialismo. La vergüenza de raza y el sometimiento. Más que votos, en América campaban las botas y los uniformes verde olivo. Y al pibe Eduardo las primeras crónicas le salieron en forma de tiras cómicas sobre política para el diario socialista El Sol. Firmaba entonces Gius, con la pronunciación de su apellido paterno, rasgo que visto ahora se antoja premonición de la reivindicación latina que llevó siempre en la mochila. Ya en los años sesenta, junto a Mario Benedetti, otro personaje imprescindible para comprender a carta cabal la nutritiva literatura americana del último medio siglo XX, se embarcó en labores periodísticas en el semanario Marcha, donde coincidió con Juan Carlos Onetti, Alfredo Zitarrosa, el cubano Roberto Fernández Retamar y el peruano Vargas Llosa, entre muchos otros.

Eduardo Galeano 3

El 27 de junio de 1973 llegó el primer encontronazo con la realidad. Golpe de estado mediante, Uruguay se entregó manu militari a la administración de Juan María Bordaberry, que en nombre de la patria y el orden de los patriotas pronto cercenó libertades básicas y terminó por cerrar la revista progresista. El mismo Galeano, encarcelado por las autoridades golpistas, fue finalmente forzado a exiliarse. Eligió Argentina, pero Buenos Aires no iba a ser su último exilio. Es el tiempo de Época, la publicación que sirvió de combustible para alentar la lucha en América Latina, para dotar de un argumentario a la juventud latinoamericana que valoraba cualquier vía válida para acabar con la represión. Pensar en uno, pero también pensar en el vecino. Que viene a ser una versión más bailable de aquella frase memorable de su colega polaco: “El sentido de la vida es cruzar fronteras”.

Como Kapuscinski, el uruguayo lo repitió hasta el día final. El error, otra vez, es que cada país busque su camino. Que la única opción sea el puro canibalismo. “La guerra vecinal es una especialidad latinoamericana. Hemos sido diseñados, como países, para odiarnos entre nosotros. Para ignorarnos, también. Es lo peor de la herencia colonial. Hay otras herencias coloniales, como la de la impotencia. Esa que te dice: “nunca vas a poder, eso no se puede, nunca vas a ser capaz”. La condena a ser espectadores de la historia hecha por otros, incapaces de hacerla con nuestras propias manos, nuestra propia cabeza, nuestro corazón. Con nuestras propias piernas que caminan”.

cartel Galeano

De vuelta a Uruguay, Eduardo Galeano, de regreso otra vez del frío del exilio (en Madrid, donde residió hasta 1985), llegó para sumar. Al año siguiente ya estaba entre los impulsores de la demanda de revocación de la ley de punto final con la que militares de dictadura intentaron sacudirse toda responsabilidad por los crímenes cometidos en el santo nombre de la patria, de la bandera y del progreso. Su compromiso fue reconocido luego con varios premios honoríficos universitarios en América y Europa, también por colectivos sociales, culturales y estudiantiles de su continente natal. Acaso el galardón que más llenó el alma del autor de El libro de los abrazos fue el concedido hace cuatro años por la Federación Universitaria de Buenos Aires para reivindicar a Eduardo Galeano como “un ejemplo para la juventud latina”.

Acaso fue la vindicación del derecho a la duda que el propio escritor repasó en voz alta hace apenas un año. “La realidad [de América Latina] ha cambiado mucho, y yo también. La realidad es mucho más compleja precisamente porque la condición humana es diversa. Algunos sectores políticos para mí cercanos pensaban que dicha diversidad era una herejía. Incluso hoy hay algunos sobrevivientes de ese tipo que piensan que toda diversidad es una amenaza. Por fortuna no lo es”.

Su obra más conocida, Las venas abiertas de América Latina, y su extensión retrospectiva, Memoria del fuego, conforman el atlas del sufrimiento del pueblo, de los pueblos latinoamericanos, pero también son una apuesta desbocada por la esperanza y por la responsabilidad histórica de asumir un rumbo propio tras siglos de tutela extranjera impuesta. El primer libro, publicado en 1971, contó con un par de publicitarios de excepción. Pronto fue prohibido por los gobiernos dictatoriales de Videla en Argentina y Pinochet en Chile, y mal recibido en otra media docena de gobiernos autoritarios, pero se alzó rápido en el ideario de la justicia social que pugnaba por hacerse escuchar en las calles ensangrentadas, en las fábricas con sueldos de miseria, en el eco ahogado de los centros de tortura, en los hogares de hojalata de las familias de los desaparecidos.

Para el autor, empero, el libro de las venas abiertas también fue un peso eterno que ya no se sacudió de su mochila. Hasta hace un año, cuando aprovechó una feria literaria en Brasil para contextualizar su reflexión autocrítica en torno a su obra de referencia. “No volvería a leerla porque si lo hiciera me caería desmayado. No tenía los suficientes conocimientos de economía ni de política cuando lo escribí. No me arrepiento de haberlo escrito, pero ya es una etapa superada”. No debió pensar lo mismo Hugo Chávez cuando en 2009, en la Cumbre de las Américas, regaló un ejemplar (en español) al presidente Obama. Un gesto que, a bote pronto, hizo del título de Galeano un libro best-seller en Norteamérica.

Eduardo Galeano 4

En lo emocional, el compromiso de Galeano con la cultura de los pueblos de América Latina nunca necesitó de actualización. Defensor de las minorías y de sus manifestaciones culturales, sin mirar mapas ni fronteras (en 1986 el primer premio Memoria del Fuego reconoció la devoción de los latinoamericanos por Joan Manuel Serrat), el escritor uruguayo conectó siempre con las formas de hacer poesía desde la canción cotidiana. Como en aquella letras de su amigo Daniel Viglietti: “La copla no tiene dueño, patrones no más mandar, la guitarra americana peleando aprendió a cantar”. También es mérito suyo la vindicación del fútbol como algo más que coliseo de emociones plebeyas. Mucho más que sucedáneo neoliberal del pan y el circo

En 1995 publicó El fútbol a sol y sombra para trazar una radiografía sentimental del pueblo a través de lo que cada domingo ocurre en el teatro del balón, el olor a hierba recién cortada y los sueños del que paga la entrada para escapar de casa. De ese libro-apología es una antológica descripción de la soledad del arquero, otro momento Galeano de compromiso con el desfavorecido por la fama y el dólar: “El portero siempre tiene la culpa. Y si no la tiene, paga lo mismo. Cuando un jugador cualquiera comete un penal, el castigado es él: allí lo dejan, abandonado ante su verdugo, en la inmensidad de la valla vacía. Y cuando el equipo tiene una mala tarde, es él quien paga el pato, bajo la lluvia de pelotazos, expiando los pecados ajenos”.

Y de vueltas a la vida, él que fue siempre un manantial de frases certeras, de reflexiones con fundamento y sustrato alimenticio, de optimismo en medio del temporal, regaló quizá un postrero resumen apresurado de su forma de vida a su amigo escritor y periodista argentino Jorge Fernández Díaz, otro de esos autores que trascienden épocas y continentes ahora que vuelven a soplar los aires del miedo a vivir en el Cono Sur. “El arcoíris terrestre es mejor que el celeste, tan mutilado por el machismo, el racismo, el militarismo y el oscurantismo. Los seres humanos somos mucho mejor de lo que nos contaron que fuimos”. Palabra de Galeano.

Publicado en El Confidencial en abril de 2015

 

Anuncios

Mauritania, la puerta al desierto más antiguo

13 Oct

Hombre de Mauritania

por Carlos Fuentes

Con la tenacidad y el esfuerzo de quien vive junto al mayor desierto del planeta, Mauritania se abre al mundo con una oferta turística que combina una historia ancestral con singulares aventuras en la naturaleza en un territorio que supera el millón de kilómetros cuadrados. Para potenciar los crecientes vínculos sociales y comerciales entre las Islas Canarias y el país norteafricano, Binter Canarias inaugura ahora una conexión aérea directa entre las ciudades de Nuakchot y Las Palmas de Gran Canaria.

La historia de Mauritania es un cuento de superación frente a las dificultades. En el siglo XI ya el Imperio de Ghana había gestionado estas tierras duras que se encuentran situadas en la vertiente atlántica del Sahel, la enorme cicatriz geográfica que delimita el África negra de la gran región del Magreb. Fueron los almorávides los que lograron administrar el territorio y, mediado el siglo XVII, enviados de la tribu yemení Beni Hassan lograron imponer su forma de vida y su lengua, el hassanía. Este dialecto árabe de naturaleza oral principalmente, con notables influencias bereberes, se convirtió en la lengua dominante entre la población mayoritariamente nómada de zonas próximas al desierto del Sáhara. En la actualidad, además de en Mauritania, una población estimada en tres millones de personas habla hassanía en amplias áreas de Marruecos, Sáhara Occidental y Argelia, y en zonas más pequeñas de Malí, Níger y Senegal.

Con el siglo XX llegó el periodo de colonización que marcó el devenir de casi todos los pueblos de África. Y Mauritania, enclavada entre Senegal por el sur y el reino de Marruecos por el norte, se incluyó en la zona de influencia colonial de Francia en el noroeste del continente. Entre 1902 y el 28 de noviembre de 1960, el territorio mauritano fue gestionado por la administración francesa. En 1904 sus habitantes fueron considerados ciudadanos franceses, estado que en 1945 reconoció la zona como territorio de ultramar europeo en África. El cruce al siglo XXI ha sido intenso en la vida política y social de Mauritania a partir de sucesivos cambios de gobierno acontecidos desde las revueltas militares de 2005 y 2008. Desde hace cinco años, el gobierno presidido por Mohamed Ould Abdel Aziz trabaja en la estabilidad del país, el refuerzo de su gestión política y la búsqueda de nuevas vías de desarrollo para Mauritania. Las inversiones en el área de la minería y los recursos naturales, el fomento de las relaciones con sus países vecinos, el auge del turismo y el aprovechamiento de sus relaciones históricas con Canarias son algunos puntos clave del futuro de Mauritania.

Mercado de camellos (Nuakchot)Con una superficie que es el doble que España, Mauritania se abre al mundo desde Nuakchot, una gran ciudad de ámbito eminentemente comercial que es la puerta de acceso a un país trufado de vestigios de cultura antigua y paisajes apenas transitados. Nuakchot es la capital política y comercial, con población estimada en casi un millón de habitantes, aunque no ofrece grandes atractivos turísticos. Se pueden contemplar las dos grandes mezquitas urbanas, siempre agitado punto de reunión a media tarde en este país con régimen de república islámica, así como visitar la gran zona portuaria y ser testigo de su actividad enfocada a la pesca de altura. Son singulares también las visitas al mercado de abastos y, en el plano histórico, al museo de Nuakchot. Porque los grandes atractivos turísticos de Mauritania se encuentran en el interior: cuatro ciudades de la época medieval que ostentan el título de Patrimonio de la Humanidad.

Testimonio del devenir de los siglos, estas antiguas ciudades fortificadas, aquí llamadas ksour, fueron fundadas durante los siglos XI y XII para garantizar la seguridad y prestar servicios a los viajeros que recorrían el desierto del Sahara en largas caravanas. Son Ouadane, fundada en 1147 por bereberes al noreste de la actual capital; la cercana Chinguetti, que en el siglo XII fue el epicentro de rutas del comercio transahariano; Tichitt, en la esquina sureste de Mauritania y que desde su fundación aproximadamente en 1150 es famosa por sus típicas casas de barro y paja; y Oualata, casi en la frontera sureste con Malí y también reconocida a nivel internacional por su tradicional arquitectura de adobe rojo.

Mercado de pescado (Nuakchot)

Más cerca de Nuakchot, en la costa noroeste se encuentra otro de los grandes atractivos turísticos de Mauritania. Reconocido también como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el parque nacional de la bahía de Arguin conforma uno de los territorios más singulares del país. En lo político, la zona atesora su historia centenaria desde que el navegante portugués Nuno Tristão descubrió la isla homónima en 1443. Dos siglos después fue ocupada por los holandeses y entre 1655 y 1678 pasó por manos francesas y británicas. Alemania, Francia, Holanda y otra vez Francia dominaron la región, considerada un puerto crucial en las rutas comerciales entre Europa, África y Asia, hasta que en 1728 fuerzas europeas dieron por abandonada la zona. En la actualidad, Arguin es tierra de los imraguen, un reducido pueblo de pescadores que antes fueron agricultores y que utilizan formas tradicionales para la captura y la conserva de los peces.

Mezquita de Chinguetti

El viejo minarete del oasis de Chinguetti

No se sabe bien cuándo ocurrió, pero en algún momento entre los siglos XIII y XIV un oasis situado en pleno desierto se convirtió en un importante centro de culto religioso. Siete siglos después, a seiscientos kilómetros tierra adentro al este de la capital de Mauritania, la ciudad de Chinguetti atesora varios edificios cruciales para todo mauritano. Su mezquita, y en especial su antiguo minarete de adobe, son considerados símbolos del país. De hecho, la vieja estructura del minarete de la región de Adrar se cree que es el segundo más antiguo con uso continuo desde su construcción en la totalidad del mundo musulmán. Con reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad desde 1996, la mezquita de la ciudad de Chinguetti lucha ahora por su conservación después de tantos siglos sometida a la continua erosión del desierto. En la ciudad centenaria también se conservan varias bibliotecas con manuscritos medievales del oeste de África.

Publicado en la revista NT en septiembre de 2014

Mariem Hassan: una espina clavada en el exilio del desierto

10 Feb

Mariem Hassan

por Carlos Fuentes

El disco español del año es saharaui. Shouka, tercer álbum de la cantante exiliada Mariem Hassan, se ha convertido en la referencia de 2010 para las músicas étnicas producidas en España. Cincuenta periodistas de veinte radios europeas lo han elegido como cuarto mejor disco étnico de la temporada, tan sólo por detrás de los publicados por el grupo Sierra Leone’s Refugee All Stars (Rise and shine), la cantante marroquí Hindi Zahra (Handmade) y el dúo de malienses compuesto por Ali Farka Touré con Toumani Diabaté (Ali & Toumani) en una selección final de doscientos discos sobre 866 artistas candidatos. “Que la música tradicional saharaui sea reconocida en todo el mundo me enorgullece, me llena de alegría ver a mi pueblo contento”, señala Mariem Hassan en conversación telefónica desde el campamento de refugiados situado en Tinduf, en el desértico suroeste de Argelia. “Shouka es una espina clavada desde que España nos abandonó y nos olvidó”, asegura la cantante saharaui.

Mariem Hassan es una hija más de la diáspora saharaui. Nació en 1958 en la ciudad de Smara, en la antigua provincia española número 53, y con 1diecisete años salió al exilio. Con su familia huyó en los coches de sus dos hermanos, antiguos militares en el Sáhara. Hassan pasó treinta años en Tinduf hasta que hace ocho se trasladó a Sabadell, donde reside con sus dos hijos. Comenzó a cantar con el grupo Mártir El Uali, con el que grabó Polisario vencerá en 1982. Seis años después participó en el colectivo de voces saharauis femeninas A pesar de las heridas y, en 2002, se unió al grupo Leyoad del guitarrista Nayim Alal.

Mariem Hassan Sahara

Su anterior entrega discográfica, ya en solitario, se tituló Deseos y fue grabada en Madrid en 2005. Con los años, superado un grave cáncer, su canción desgarrada, telúrica, se ha convertido en portavoz de las penas de su pueblo saharaui. “Cuando empezó la guerra, la música se utilizó para animar al pueblo en aquellos días difíciles. Y nos ha acompañado en nuestro exilio”, explica Mariem Hassan. “Canto a la vida, a nuestras costumbres, pero también tengo canciones de resistencia, y estoy contenta de que Shouka explique al mundo que hay un pueblo que vive en el desierto que no se ha olvidado de cantar”.

Mariem Hassan retoma en su nuevo disco una queja histórica: las promesas incumplidas por España con los habitantes de la antigua colonia saharaui. Y lo hace con valentía en la denuncia. La canción titular (espina, en árabe dialectal hasanía), rescata el histórico discurso que el socialista español Felipe González pronunció el 14 de noviembre de 1976 en los campamentos de refugiados de Tinduf: “Para nosotros”, se escucha decir al entonces primer dirigente del PSOE, “no se trata ya del derecho de autodeterminación, sino de acompañaros en vuestra lucha hasta la victoria final”. Pero la victoria prometida nunca llegó. 

Mariem Hassan El Aaiun

Shouka es nuestra espina, la que llevamos clavada desde que González nos visitó y dijo que, cuando ganara, los saharauis iban a volver al Sáhara, que él nos iba a ayudar. Pero ganó y se olvidó de ayudarnos”, lamenta Mariem Hassan. “Todos los gobiernos españoles nos han abandonado. En España saben que el Sáhara es la tierra de los saharauis, y que tenemos derecho a recuperarla. Llevamos 35 años en el desierto, somos refugiados. Estamos abandonados y estamos hartos de esperar”, abunda la combativa voz del pueblo saharaui.

Pero la realidad puede más que el deseo. La última prueba ha sido la represión marroquí en el campamento protesta Agdaym Izik, instalado por activistas y familias enteras saharauis en unos terrenos desérticos situados a quince kilómetros al sur de la ciudad de El Aaiún. Fue desmantelado en un asalto violento por efectivos policiales marroquíes el pasado 9 de noviembre de 2010 “Agdaym Izik”, asegura Mariem Hassan, “es otra llave al conflicto saharaui, como ya lo fue Haidar. Son llaves que dejan una puerta abierta para que el mundo sepa de verdad lo que pasa en el Sáhara ocupado. Ahora las cárceles están llenas de chicos, jóvenes, mujeres, niños… se asaltaron casas de saharauis para detener a hombres. ¿Por qué nos quiere matar Marruecos?”

Publicado en el diario Público en diciembre de 2010

David LaChapelle, fotógrafo pop en una isla surrealista

28 Oct

6533 ANGELINA

por Carlos Fuentes

Para acercarse al arte tuvo que falsear su edad y trabajar como camarero en bares de ambiente en Nueva York. Amigo de Andy Warhol y Jean-Michel Basquiat, el fotógrafo norteamericano David LaChapelle (Connecticut, 1963) se ha especializado en el retrato hiperrealista de la fama y el glamour, del cine y la música. Ahora este artista, que también dirige videoclips y películas, ha dado un giro a su carrera para volver a las galerías de arte donde se crió.

En la isla canaria de Tenerife, en su capital Santa Cruz, expone estos días en la galería de arte contemporáneo Leyendecker una selección de sus fotografías más conocidas y habla del rol que juega el arte en la vida de la gente y de la necesidad de mirar alrededor para reducir la velocidad cotidiana. “Tenemos que ser capaces de mirar nuestro interior y de relajarnos con más frecuencia. Nos sobra demasiada prisa”, explica este retratista pop que ya ha trabajado con Michael Jackson, Elton John, Björk, Madonna, Lady Gaga o Leonardo DiCaprio.

Elton John - David LaChapelle

No es fácil defender la identidad artística de David LaChapelle, famoso por sus portadas para las revistas Vogue, Vanity Fair y Rolling Stone. Tampoco resulta sencillo hablar de arte y lujo en tiempos de crisis. ¿Le resulta complicado que el público vea más allá de la apariencia de una obra que intenta mostrar el lado más amable de la vida? “El arte siempre es complicado, al menos el buen arte como yo lo entiendo. Pero en mis fotografías no utilizo la belleza como un fin sino como medio para contar cosas del mundo que habitamos. Pero soy consciente de que es una forma de enseñar un tipo de mundo particular cuando hay otras personas que viven cada día una realidad muy diferente”, explica David LaChapelle, satisfecho de que su regreso a las galerías se haya entendido. “Dejé la fotografía hace cinco años y aposté por volver a las galerías, que es donde realmente empezó mi carrera artística. Y me he dado cuenta de que es mi mejor ámbito de trabajo. Esta vuelta es un regalo que viene del pasado”.

David LaChapelle¿Y ya sabe qué tipo de artista quiere ser? “Me tomo muy en serio el trabajo para galerías de arte, porque la fotografía para revistas no tiene la importancia ni el impacto artístico que existe en las salas de arte. Intento que mis fotos tengan tantas capas de contenidos y significados como sea posible. Y es un privilegio que mi trabajo fotográfico se exponga en salas de arte y también en museos contemporáneos, así que ahora intento hacer todo lo mejor que sé porque quiero que mis fotografías puedan ser vistas por el mayor número posible de personas”, señala convencido David LaChapelle.

Empeñado en volver a las calles donde se inspiró al arrancar su carrera, el fotógrafo estadounidense pretende ahora que su arte “sea accesible a la mayor cantidad de gente”. David LaChapelle quiere que su obra sea entendida por la sociedad, “ahora que la mayoría del arte lleva a que gran parte del público se sienta intimidado. Y no me gusta que se excluya a parte de la población. Por eso trabajo con imágenes con mensajes claros. Todavía tengo cosas que decir; me siento joven. Cada vez que saco una foto lo hago por una razón determinada. Y cada foto tiene una razón de ser, o al menos así me planteo cada trabajo”.

Michael Jackson - David LaChapelle

En Tenerife a David LaChapelle le han hablado de André Breton y su excursión surrealista en los años treinta. Y el fotógrafo pop asegura entender los delirios interiores del patrón del surrealismo en su visita legendaria a esta isla volcánica. “Esta luz de Tenerife tiene algo mágico y su arquitectura colonial me recuerda a La Habana, pero también me ha gustado el silencio de la isla”, explica el artista. “Dependo mucho de mi vida interior y me guío mucho por la intuición. Me gusta pasar momentos solo, encontrarme conmigo mismo y tomar decisiones. No decido mi rumbo sólo con la cabeza, me gusta madurar decisiones con el corazón y tomarme tiempo. Es lo que no se hace con la frecuencia necesaria. La gente debería reducir su velocidad de vida, sería beneficioso”.

¿Y de dónde surge el aura mística de su obra? “Mi trabajo requiere inspiración y ahora la encuentro donde hay naturaleza, abundante en lo que llamas aura mística”, afirma David LaChapelle. Lo mágico es un componente importante de sus retratos, una constante presente en toda su obra, “tan importante como la tranquilidad: me gustaría un mundo más calmado, alejado del móvil y los ordenadores. Tenemos que ver quiénes somos realmente y quiénes queremos ser. Es como aquella canción de Michael Jackson, ¿recuerdas? Man in the mirror. Ahora nos sobra demasiada prisa”, reitera el fotógrafo de la era pop.

Publicado en el diario Público en diciembre de 2010

Criminales a pleno sol: asesinos en Reino Unido, turistas falsos en España

6 Ago

por Carlos Fuentes

Allan James Foster¿Ha visto usted a este hombre? Se llama Allan James Foster: 38 años, 1.75 metros, raza blanca, pelo negro. Hace siete años que lo busca la policía británica por asesinato, narcotráfico y robo de diamantes. Podría vivir con el nombre falso de Shaun Wilkinson en algún lugar turístico de Baleares o Canarias. Es uno de los delincuentes peligrosos que la organizacion civil CrimeStoppers incluye en Operación Captura, una campaña internacional organizada junto a la Agencia Británica contra el Crimen Organizado para recabar información confidencial en países como España que lleve al arresto de criminales acusados de delitos graves como asesinato, secuestro, violencia sexual contra menores, asalto con agresiones y tráfico de drogas a gran escala.

Fundada en 1975 en Alburquerque (Estados Unidos) por el detective Greg MacAleese, CrimeStoppers se ha convertido en una efectiva respuesta ciudadana a las dificultades que tienen las policías nacionales para lograr la detención de delincuentes fugados de sus países de origen. En su sede central, treinta kilómetros al sur de Londres, en la localidad de Wallington, una veintena de especialistas en el rastreo de información a través de Internet, la traducción de información en varias lenguas europeas, entre ellas el español, y la investigación sobre el terreno trabajan cada día en coordinación con las policías británica y española para no dejar resquicio a la impunidad. Con el tiempo, la efectividad del trabajo no ofrece margen de duda: veintiún delincuentes son detenidos cada día en el Reino Unido gracias a los datos que informantes ciudadanos anónimos facilitan a CrimeStoppers a través de una línea telefónica gratuita (en España 900 555 111) o en la página www.crimestoppers-uk.org, siempre bajo la garantía de confidencialidad absoluta para el informante.

En España, donde ya se han realizado seis ediciones de la Operación Captura, el balance es también satisfactorio: desde 2006 han sido detenidos veinte delincuentes peligrosos británicos que se ocultaban en zonas turísticas de Andalucía, Baleares y Canarias. La detención más reciente se produjo el pasado 24 de marzo: Jonathon Lejman fue localizado en una comuna de una playa de Tenerife, donde se ocultaba desde que en diciembre de 2008 huyo de Reino Unido después de cometer un asalto violento en la ciudad de Stoke-on-Trent, a unos trescientos kilómetros al norte de Londres. En mayo Lejman celebrará su trigésimo cumpleaños en la cárcel, donde tambien espera juicio otro delincuente peligroso detenido en España: Everardus Wijtvliet, holandés de 29 años, es presunto autor de un delito de narcotráfico en 2009 al intentar introducir un camión con 106 kilos de heroína y cocaína a traves del puerto de Dover. Fue apresado el pasado 21 de febrero en Puerto de la Cruz (Tenerife), donde residía sin levantar sospechas en una urbanización turística británica.

Crimestoppers_Hor_Logo_Mstr

¿Por qué tantos criminales británicos eligen Espana para evadir a la policía? Responde Dave Cording, veterano agente inglés y desde hace siete años director de operaciones de CrimeStoppers: “Desde los anos setenta, la presencia de una colonia británica estable es una característica de las zonas soleadas del sur de España, principalmente en las regiones de Andalucía, Canarias y Baleares. Y es allí donde este tipo de gente encuentra un ambiente adecuado en el que intentan pasar desapercibidos al estar rodeados de muchos compatriotas. Pero las cosas han cambiado mucho desde que, en 2004, los veintisiete países de la Unión Europea se pusieron de acuerdo para poner en marcha una orden comun de detención. Esta medida ha dificultado el refugio a criminales británicos porque ya son conscientes de que existen mecanismos comunes en la UE para proceder a la detención, el encarcelamiento y un posterior traslado a países de origen”.

En esta línea, Ken Gallagher, director de operaciones europeas de la Agencia Británica contra el Crimen Organizado, incide en el objetivo principal del dispositivo recién lanzado en España: “Queremos que la numerosa colonia de residentes británicos en Espana sea un lugar incómodo para el refugio de delincuentes fugitivos, que España no sea un lugar seguro para los criminales del Reino Unido”. Y la ayuda de CrimeStoppers se revela efectiva: desde 1988 alrededor de cien mil criminales han sido arrestados gracias a la información anónima recabada por la organización británica. Solo entre abril de 2009 y marzo de 2010, 7.474 delincuentes peligrosos fueron puestos a disposición de la justicia gracias a la recepción de 89.828 llamadas anónimas en CrimeStoppers, se localizó droga valorada en más de veinte millones de euros y otros bienes materiales por valor de siete millones. Solo en el Reino Unido, cada nueve días alguien es acusado de la presunta autoría de un asesinato.

Desde las oficinas de Wallington, donde CrimeStoppers ocupa una planta de oficinas junto a la estacion de tren, esta organización civil pulsa las teclas que permiten acelerar las detenciones. Varios carteles con las fotografías de los delincuentes fugados y un mapa de posibles destinos alertan sobre el calado que tiene España para la localización de estos criminales. “No cabe duda de que este tipo de delincuentes se benefician de la presencia en España de un buen número de comunidades de ciudadanos británicos que tienen primeras o segundas residencias en zonas turísticas del sur de Espana”, apunta Dave Cording. “Suelen ser lugares en los que la presencia de personas de habla inglesa es muy habitual, donde se habla inglés casi todo el tiempo y donde cualquier persona que sea británica se encuentra muy cómoda”, explica el director de operaciones de CrimeStoppers antes de precisar que el grado de confianza que ofrecen las zonas turísticas permite que algunos delincuentes continúen utilizando sus nombres reales. “A veces los fugados se ocultan bajo nombres falsos, aunque hay ocasiones en las que siguen utilizando sus verdaderos nombres. Debido a estas características tan singulares, la mejor forma de lograr su localización es la difusión de sus fotografías a través de los medios de comunicación, en especial de la televisión. Muchas veces nos encontramos con un turista británico que mira la television y, cuando ve las caras de los criminales fugados, dice “ah, ese es el vecino del apartamento de abajo”… Muchas veces ocurre esto, que el turista o el jubilado británico que esta pasando unos días de descanso en el sur de España se topa de repente con la noticia de que su vecino de apartamento es un delincuente”. Solo en la Costa del Sol, la policia sospecha que cuarenta grupos mafiosos ingleses operan al amparo de comunidades turísticas foráneas.

Crimestoppers_Hor_Logo_Mstr

Junto a la informacion facilitada por ciudadanos particulares, a los que se les ofrece total confidencialidad y la seguridad de que no tendrán que asistir a los juicios en Reino Unido, CrimeStoppers presta especial atención al trabajo de coordinación entre policías de diferentes países. “España es el primer destino al que se escapan muchos criminales que están siendo buscados en el Reino Unido. Y el principal objetivo de nuestro trabajo es lograr mayor coordinación con las policías británica y española, así como lograr información por parte de ciudadanos que permita poner a criminales bajo custodia policial y, después, a disposición de los tribunales de justicia para que rindan cuentas por delitos cometidos. Este trabajo está siendo muy exitoso porque, a medida que se difunde la información, logramos mayor volumen de datos sobre criminales y facilitamos su detención por parte de las policías europeas”, subraya Cording antes de referirse a un nuevo producto que CrimeStoppers ya comercializa en Reino Unido para dificultar la venta de artículos robados: un protector de objetos personales que permite marcar con un líquido invisible las huellas dactilares de cada propietario. Esta solucion transparente incluye un número cifrado y registrado que solo puede averiguar la policía, cuyos investigadores pueden así chequear los objetos recuperados tras la captura de los ladrones.

¿Existe un perfil habitual del delincuente fugado en España? “Es muy difícil hacer un retrato típico del criminal británico que escapa para esconderse en España. Por eso, nuestro trabajo para recabar información que lleve a su detención da prioridad al tipo de delito del que está acusado y, en especial, al mayor o menor tiempo que lleve fugado de la policía británica”, precisa Dave Cording. “También valoramos que esa persona tenga contactos en España o que con anterioridad haya estado de visita en las zonas turísticas españolas. Porque si sabemos que ya conoce el terreno, podemos sospechar que está utilizando ese conocimiento previo para buscar la mejor fórmula para pasar desapercibido allí. De hecho, en los últimos años hemos potenciado mucho nuestro servicio de traducción para aprovechar mejor informaciones que llegan desde España”, precisa el director de operaciones de CrimeStoppers. ¿Y continúan delinquiendo los criminales que se ocultan entre los miles de turistas que visitan los destinos británicos de las islas y del sur de España? “En ocasiones logran escapar con una cantidad de dinero efectivo suficiente para poder esconderse sin tener que utilizar servicios bancarios españoles, pero algunas veces hemos comprobado que los delincuentes siguen trabajando al margen de la ley. Ya sea con teléfonos móviles no fichados por la policía o con ordenadores portátiles siguen en contacto con sus organizaciones criminales en el Reino Unido, donde disponen de ayudantes para continuar generando beneficios con actividades delictivas”.

crimestoppers

Por ello, resalta Dave Cording, es crucial el flujo constante de información ciudadana, pese a las dudas que genere la colaboración desinteresada con la policía. “Al principio no se entiende bien qué es CrimeStoppers ni a qué se dedica la organización. Es normal que el ciudadano medio desconfíe porque piensa que colaborar con la policía le puede causar problemas. Hay miedo, y así ocurrió antes en otros países en los que se activó una campaña para la localización de criminales fugados, pero con el tiempo y mayor información se asume que trabajamos para el bien de la comunidad. Que toda información que pueda recabar un ciudadano puede ser muy útil para la labor policial. Y este apoyo mutuo va en aumento según pasa el tiempo y con los resultados de cada Operación Captura. Y las cifras hablan: solo en Reino Unido cada día son arrestadas veintiuna personas con orden de busca y captura. Que se detenga a veintiuna personas al día significa que los espacios de impunidad disminuyen, que cada día es mas difícil escapar de la acción de la justicia. Y esa labor nos hace mejor como personas, como sociedad y como país. En CrimeStoppers no queremos entrometernos en asuntos propios de seguridad española sino centrarnos en los problemas que causan algunos delincuentes británicos peligrosos que podrían esconderse en el sur turístico de España”.

Los delincuentes más buscados

Christopher Guest More

Christopher Guest More

Sospechoso de un asesinato cometido en julio de 2003 en Chesire. Hijo de un antiguo detective privado, ahora millonario, es buscado por Interpol por la muerte violenta de un vendedor de marihuana. Mide 1,85 metros y tiene entre unos treinta años. Utiliza alternativamente sus dos apellidos. La policia británica cree que huyó a España o Malta, donde tenía vínculos anteriores.

Fatah Benlaredj

Presunto autor de la violación de una niña de siete años. Permanece huido desde mayo de 2007. Tiene unos 35 años, pelo oscuro. Se sospecha que podría ocultarse en una zona turística del sur de Espana bajo el alias de Samir.

Allan James Foster

Presunto autor de un delito de narcotráfico, otro de robo de diamantes y un tercero de violencia cometido en 2006. Varón de raza blanca, 40 años, 1,75 metros, complexión fuerte y pelo oscuro. Fugado desde mayo de 2006, podría vivir en Baleares o Canarias con nombre falso de Shaun Michael Wilkinson.

John Barton

Dirigente de una organización que importó heroína entre 1999 y 2000, fue condenado en ausencia a veinte años de prisión. Tiene alrededor de 60 años, mide 1,75 metros y suele teñirse el pelo de color marrón. Antes de su huida tenía vínculos en la localidad turística de Fuengirola (Málaga).

Scott Coleman

Australiano de 38 años, en 2003 fue arrestado en Aberdeen (Escocia) por su vinculación con un alijo de 2,8 kilos de heroína. Mide 1,90 metros, tiene pelo marrón y ojos azules. Lleva tatuados un perro bulldog y el escudo del Liverpool. Podría ocultarse en Benidorm.

Publicado en el diario Público en junio de 2011

El día que el Che Guevara paseó de turismo por Madrid

30 Mar

Che Guevara en Madrid 1959

Por Carlos Fuentes

La muerte de Hugo Chávez ha devuelto a la iconografía política buena parte de su potencial popular, su indiscutible relevancia en las calles de América Latina. Por encima de Perón, Sandino, Zapata e incluso de Bolívar, el rostro combativo del presidente de Venezuela se equipara al de su sobreviviente mentor cubano, Fidel Castro, y quizá se gane un lugar en el altar revolucionario que preside el retrato que Korda hizo al Che Guevara en 1960. Meses antes de la foto crucial en La Habana, que luego pobló pisos universitarios y ondeó en cualquier lucha por una causa perdida, un reportero madrileño había cubierto, en exclusiva, la primera visita del Che a España. Fue en junio de 1959, pleno Madrid franquista. El dirigente cubano hizo turismo por un día, visitó plazas de toros y avenidas, compró en Gran Vía y evitó cualquier contacto político. De esa visita histórica, el primer viaje de un líder de la Revolución al extranjero, quedó un puñado de fotos que permanecieron inéditas hasta 1996. Entre ellas, un retrato del Che en la Ciudad Universitaria de Madrid: quizá la imagen que mejor condensa rasgos y actitudes en aquel guerrillero heroico que murió fusilado en Bolivia en 1967.

César Lucas tenía dieciocho años y siete días. Quería ser fotógrafo de prensa, reportero gráfico, y ya se había ganado un puesto en la agencia Europa Press. Junto al periodista del diario Pueblo Antonio Olano, que había conocido al Che durante los días de Sierra Maestra, el 14 de junio de 1959, ocho de la tarde, recibió al viajero cubano en el aeropuerto de Barajas. Ernesto Guevara, el Che, había sido despedido en La Habana con honores de comandante al comenzar el periplo internacional que suponía la presentación del nuevo régimen cubano en el exterior. Un viaje oficial de once semanas de duración por Siria, India, Birmania, Japón, Indonesia, Ceilán, Pakistán, Yugoslavia, Sudán y Marruecos. El primer destino era El Cairo, lo que obligó al Che a hacer una escala técnica en el Madrid de 1959. La capital de la dictadura de Francisco Franco, caudillo por la gracia de Dios, quien el 2 de abril había inaugurado la tumba de José Antonio Primo de Rivera en el Valle de los Caídos. El 31 de julio iba a nacer el grupo terrorista ETA y, a final de año, el presidente norteamericano Eisenhower llegaría en visita relámpago para, a la postre, avalar la continuidad franquista.

César Lucas foto Che

A esa España de penurias llegó el Che Guevara con un permiso de estancia de veinte horas, con la única condición de no protagonizar actos políticos. “Fuimos a su hotel en Plaza de España y luego a cenar, él no quería dormir por tener la hora cambiada por el vuelo. Y nos acercamos a la Casa de Campo, a una feria de productos agrícolas regionales”, recuerda César Lucas. A bordo de varios taxis, el Che Guevara, Antonio Olano y César Lucas, también la escolta oficial del líder cubano (el capitán Omar F. Cañizares contaría luego el periplo en su libro Primer viaje del Che al exterior), visitaron a primera hora la ciudad en un domingo de verano. Pasearon de amanecida por la plaza de Oriente, el Palacio Real, varios campos de deporte y la plaza de toros (en Vistalegre, con el Che pisando el albero). “Quiso visitar la Ciudad Universitaria para ver la Facultad de Medicina, pues él era médico de formación”, indica César Lucas ante la imagen más icónica de la visita del Che a Madrid. Su foto de la mañana del 15 de junio de 1959.

Es una foto redonda, aunque su autor la tomó en formato vertical. Con la luz de la primera hora, Ernesto Guevara de la Serna, 31 años, aparece en un cruce de calles. Uniforme verde olivo y botas militares. En dirección contraria al letrero para los peatones. De gesto marcial con la mano agarrada al cinturón, la otra apretando un periódico. Detrás, al fondo, un autobús que se marcha hacia no se sabe dónde, y el franquista Arco de la Victoria, al que el Che da la espalda. Pocas imágenes condensan tanto la controvertida personalidad del retratado. César Lucas sonríe: “Cuando esta foto salió a la luz en la exposición de 1996 un historiador de la fotografía diseccionó así esta imagen, pero yo lo único que recuerdo cuando la tomé es que no quería que la cámara se moviera por nada del mundo”. La mejor foto madrileña del Che Guevara se tomó con una suerte de ingenio y destreza. Su autor aprovechó el giro de su cámara Rolleiflex para ampliar el alcance: “Eran las siete de la mañana y yo tenía que hacer ver que estábamos en Madrid, que el Che estaba en Madrid”, recuerda César Lucas, “levanté la cámara para poder coger el Arco de la Victoria al fondo y disparé”. Y así hasta completar 42 fotos con cuatro rollos de película en blanco y negro.

Che Gran Vía MadridDe Ciudad Universitaria a Gran Vía, desayuno caliente en la cafetería California y primera anécdota callejera. “En aquellos momentos no había mucha gente que conociera en España las caras de los revolucionarios cubanos, sólo sabían que eran barbudos, así que por la calle escuchabas a peatones decir “mira, esos deben ser los cubanos y el de la gorra debe ser Fidel Castro”, porque entonces pocos sabían quién era de verdad el Che Guevara”, explica César Lucas. “La gente se descolocaba al ver al Che en el Madrid de Franco, perdido en medio de una calle desierta sin saber muy bien adónde ir. Era una imagen con algo de surrealismo”. En el café California, empero, una camarera reconoció al guerrillero cubano e incluso se hizo una foto con él a pie de barra. En esa instantánea con Carmen Muñoz el Che posa despistado, ausente, sin mirar a cámara. “No era muy hablador, sí buen observador, con preguntas interesantes. Tosía bastante, por lo bajo, pero con nosotros fue simpático y cordial. Eso sí, no era muy hablador”, recuerda su fotógrafo español. César Lucas también captó al Che Guevara durante la compra en Galerías Preciados, que abrieron en domingo festivo para él, de una máquina de escribir antes de retomar viaje hacia El Cairo. Ernesto Guevara volvería a pasar por Madrid en su viaje de regreso a Cuba (repitió por tercera vez en 1965, ya disfrazado como el uruguayo Ramón Benítez en su camino hacia el Congo). Pero guerrillero y fotógrafo nunca volverían a coincidir. “Al llegar al aeropuerto me preguntó si fumaba y al decirle sí sacó tres puros de su chaqueta. Me los regaló y yo me los fumé”, recuerda César Lucas.

César Lucas (mosaico Che en Madrid 1959)Fue el único producto de la compañía del Che porque el reportaje gráfico de César Lucas nunca se publicó. “Salió una nota pequeñita en el diario Pueblo, aunque sin foto de la visita”. Así hasta su redescubrimiento público en 1996 a raíz del proyecto sobre la historia visual del franquismo Las fuentes de la memoria. “Con las fotos del Che Guevara en Madrid no gané ni un duro, pero me han proporcionado muchos recuerdos, satisfacciones y prestigio profesional. Pero nunca me han reportado beneficios crematísticos ni yo los reclamo”, explica Lucas, autor también del polémico desnudo de la cantante Marisol para la revista Interviú en 1976, luego primer jefe de fotografía en el diario El País y en varias publicaciones del Grupo Zeta. “Vivimos una gran época para el periodismo en España, cuando se trabajaba en una redacción de periodistas y no en una oficina. Fue un privilegio vivir la profesión en aquellos momentos de finales del franquismo y la llegada de la democracia, esos días se empezaban a abrir las ventanas, aunque duró poco”, reflexiona César Lucas sin excesiva amargura, quizá sí cierto desencanto porque los tiempos ya no vuelven: “El periodismo se empezó a joder cuando el control de los medios lo cogieron los comerciales en vez de los periodistas”, remacha el veterano fotoperiodista mostrando su retrato madrileño del Che. Aquel día del verano de 1959 en que Ernesto Guevara pisó la España franquista y le dio la espalda al triunfo.

Publicado en el diario Zoom News en marzo de 2013

Paseantes con isla azul al fondo

12 Oct
-
7.10.2012 -- La Restinga, isla de El Hierro (Canarias)
-
-